Visita nuestra red de blogs educativos

domingo, 3 de agosto de 2008

186 Y LA FANTASÍA LLEGÓ A NOSOTROS

Características



Propuesta


No voy a descubrir ahora que uno de mis autores preferidos ha sido siempre Julio Cortázar. Ha estado conmigo en cantidad de situaciones docentes en las que, necesitado de algún texto llamativo, él me lo ha proporcionado. Y por eso, no es nada extraordinario que ahora que me dispongo a desplegar un abanico de situaciones fantásticas que pueden, perfectamente, invadir nuestra realidad cotidiana, vuelva a encontrarme con él.

Este vídeo recoge sus opiniones sobre lo que puede entenderse por fantástico. Hay otras definiciones y cada uno puede tener la suya. Pero si nos atenemos a lo que Cortázar explica, lo fantástico se entremezcla con la realidad y va tirando de ella. Se alía con la percepción subjetiva de las personas y permite que determinados imposibles se puedan vivir como reales gracias a la aportación de la inquietud psicológica que pueda tener el individuo.

No más preámbulos, déjate llevar por la intranquilidad psicológica, por tus presentimientos, por tus miedos, por tus angustias, por tus inquietudes... y pronto percibirás situaciones reales amenazadoras que alcanzan altos niveles de probabilidad de cumplirse.

Imagina que sientes preocupación por el tiempo que últimamente está haciendo, tienes decidido irte el fin de semana de excursión al campo con unos amigos a los que hace tiempo que no ves.Los partes meteorológicos no acaban de dar las noticias a tu gusto. A veces te asaltan determinadas ideas que no quieres tener en cuenta. Ideas de ríos desbordándose, árboles cayéndose, puentes que son arrastrados, coches que pierden el contacto con el asfalto y ...

Así que por fin en los titulares del lunes, ya pasado el fin de semana, esas premoniciones acaban siendo recogidas a toda plana. Tu inquietud generó la tragedia. Lo fantástico irrumpió en la realidad.


Respuestas



patricilla5

patricilla5 dijo

Siempre ocurre lo mismo, los mayores miedos (o los miedo recientes que más nos preocupan hoy en día y que mañana nos parecerán una estupidez) siempre acaban por cumplirse. La eterna ley de Murphy, tan recurrida y tan cierta, en la que "todo lo que puede salir mal, acaba saliendo mal".
A veces pensamos en cosas que ya teníamos olvidadas, recordamos personas a las que hace tiempo que no vemos, o empezamos a tener paranoias con cosas que no sabemos si son reales, y al final, acaba apareciendo esa persona, y esas paranoias se vuelven completamente ciertas. Es como que la realidad acaba sucumbiendo a la fantasía, y no tiene más remedio que participar en ella.
Es como los sueños que tenemos y se parecen a la realidad. Son tan parecidos a nuestra vida, a todo lo que nos rodea, que llega un momento en el que lo confundimos todo, y no sabemos si realmente han ocurrido las cosas que hemos divisado en sueños.

Qué es cierto y qué no. ¿Como sabemos que no somos un sueño de otro?

12 Mayo 2007 | 02:08 AM

Iñaki Basauri Alvarado

Iñaki Basauri Alvarado dijo

Parece que así es, y tal vez lo sea

12 Mayo 2007 | 05:35 AM

algobueno

algobueno dijo

Te agradezco de corazón el homenaje a este compatriota.
Sobre el ejercicio, mejor elijo otro pues no estoy como para imaginar tragedias, (en realidad surgen sin esfuerzo una docena a mi mente en un segundo y por eso prefiero pasar esta vez).
Me engancho en propuestas tuyas previas.
Un beso y un abrazo.
Gaby

12 Mayo 2007 | 09:47 AM

Madeleine  De Cubas

Madeleine De Cubas dijo

Precisamente por eso, Raúl, es que no me gusta mucho Cortázar. Me pegaran los Argentinos por confesarlo, pero cada cual con sus gustos. Es muy buen escritor, pero muy fatalista. Mi línea es otra, francamente. La mente transforma en realidad el alimento que le das. Eso no es un secreto. La preocupación, y las tristezas son elementos que procuro mantenerlos alejados de mi entorno. Tú que vives entre lilas y amapolas, estoy segura que lo sabes. Me gusta frecuentar gente optimista, llena de música y amor y con alegría de vivir. Y sin ser inmune al dolor y a la tristeza, creo que tenemos en el mundo ya suficientes horrores como para recrearlos a menudo. Un abrazo. Señora Nostalgia

12 Mayo 2007 | 05:12 PM

entrelilasyamapolasolvidado

entrelilasyamapolasolvidado dijo

Madeleine, no me cambies el nombre. Seguro que ha sido un lapsus. Mis lilas y amapolas son más que nada simbólicas. La esencia es el "olvidado" para desesperación mía y en general del sistema educativo que padecemos aquí en España. Pero ese es otro tema. Puede ser que Cortázar no aparezca como muy optimista pero yo la sensación que tengo es que es muy lúdico y ese carácter lúdico de su literatura a mí ya me compensa. Un abrazo, Javier

12 Mayo 2007 | 05:18 PM

entrelilasyamapolasolvidado

entrelilasyamapolasolvidado dijo

Gabi, tú misma. Esta vez te perdono. Eres una de mis fieles colaboradoras y haces muy bien en decidir cuándo quieres escribir y cuando no. Un abrazo, Javier.

Recuerda que Cortázar te espera, para otro día.

12 Mayo 2007 | 05:21 PM

entrelilasyamapolasolvidado

entrelilasyamapolasolvidado dijo

Patricilla, gracias por tus palabras. Como tú misma dices Cortázar nos enseña a revivir la vida con nuevas claves. Aunque estas sean literarias. Un abrazo, Javier

12 Mayo 2007 | 05:22 PM

Rosana

Rosana dijo

Cortazar nos deja leer, lo que nosotros queremos leer de él, no podemos negar esa “realidad mágica” donde nos sumerge mientras lo vamos leyendo, además de su compromiso literario-político como los expresa en “Textos Políticos” y otros escritos, no se…. a lo mejor soy muy subjetiva, porque siempre me gustó, y cada vez que lo releo me vuelve a gustar, según pasan mis años, lo voy entendiendo de una manera distinta , no resultó lo mismo leer Rayuela a los 15 años . a los 25 y a los 35 , él no cambio, cambié yo y lo fui interpretando , respito de un manera distinta….

13 Mayo 2007 | 10:06 PM

Andreea

Andreea dijo

Pfff...es la primera vez cuando veo este nombre, Julio Cortázar, no sé qué decir...
Lo fantástico representa algo irreal, imaginario, increíble, sensacional, magnífico...

22 Enero 2008 | 08:46 PM

Carles Jiménez

Carles Jiménez dijo

La fantasía es algo bonito, aunque no tenemos que vivir en ella ni hacerla servir como un tipo de refugio para evitar lo real...

Como otras muchas cosas, la fantasía en exceso no es buena, sin embargo, disfrutarla con cierta medida es bueno.

Saludos

23 Enero 2008 | 08:31 AM

victor G

victor G dijo

Llevo años sin poder ver a mi padre y cuando lo tengo, cuando es todo para mi, lo quiero exprimir de tal forma que no quede ni media gota. Salgo con el todos los días que puedo, me lo paso en grande día tras día y me quedo siempre con las ganas de repetir. Me lleno de felicidad, una felicidad absoluta, que ahora mismo nadie me podría arrebatar. O si?.

Me imagino que un fin de semana, no podemos jugar, se pone muy enfermo. Me imagino que no se puede mover de la cama, tiene un estado horrible. Me imagino que tengo mucho miedo, que no quiero volverlo a perder, que le quiero, que lo es todo...

Y vuelvo a la realidad. Mi padre se a puesto muy enfermo. Tengo mucho miedo....

Mi inquietud generó la tragedia.



2 comentarios:

Luisa B dijo...

Después de ser invitada a un día de playa, me imaginé antes de aceptar la invitación una serie de cosas que inundaron mi mente, me imaginé que una vez estando en la playa, el calor y el sol que acariciaba los cuerpos de los turistas allí presente se hacía cada vez más insoportable, y estos llegaban a mirarse todos extrañados por este golpe tan fuerte de calor que se presentó en ese momento, posterior a esto hubo una brisa muy fuerte casi tipo huracán que azoto la bahía, la brisa coloco como una especie de velo en el sol, pues lo oculto sin dejar que sus rayos llegaran a la tierra, era una nube densa y obscura, que todos veían impresionados y casi mudos, pues lo que más sucedió en ese momento fue una intranquilidad colectiva, que puso tenso un poco el ambiente; pero ya entusiasmados nuevamente por la playa y los juegos ese detalle paso a segundo plano, paso mucho tiempo cuando hubo un silencio que hablaba de misterio, así como de suspenso, así como de no hablas porque interrumpes el silencio. En ese momento se sintió luego un fuerte ruido y se veían unas olas inmensas que se acercaban a la orilla de forma violenta, la altura de las olas eran como la de un rascacielos, bueno exagero un poco, pero eran más altas de lo normal, que venían a toda carrera a la orilla; la gente corría rápidamente, tomaban sus carros huyendo; todo era muy rápido, yo corrí como pude y me aleje lo más que pude, el impacto con la orilla fue catastrófico se llevó plantas, gentes y estructuras cercanas. Se trataba de un Tsunami que llego a la playa. Lo pensé por un rato luego no fui a la invitación. El periódico del día siguiente hablaba de un Tsunami que azoto la playa mientras disfrutaban en ellas algunos visitantes. Claro era de otro país del mundo, no donde yo iba.

Redacciones JaimesWorking dijo...

En los días pasados mientras tenia planificado viajar a un paseo nacional, hacia una población dentro de mi territorio nacional, en principio se había presentado la oportunidad del prestamos de una casa vacacional por parte de un amigo, intente confiar plenamente en este hecho, sin embargo el no confirmarlo me mantenía en zozobra de saber si podría perder mi pasaje o bien llegar a un destino sin tener hospedaje, así mismo, desconocía la ubicación de este lugar, y aunque la verdad no conocía nada del mismo, pues nunca lo había visitado, tenía el temor de saber que nuestro hospedaje fuera el correcto mayormente por situaciones de seguridad, las cuales fueron formando mayor presión, luego de ver un par de días antes, un hecho de seguridad perpetrado en este sitio.
Así mismo, sentía temor de tener que permanecer de forma constante encerrada en este lugar, al no tener alternativas para salir de allí, a conocer la ciudad, pues algunos sitios son ampliamente alejados de esta posibilidad, y consultando con algunas personas me mencionaron que esto era factible en cierto porcentaje de zona, vaya el temor seguí creciendo y de hecho puso en duda el viaje, pero algún sexto sentido tal vez me llevo a emitir todas estas situaciones y dirigirme a mi destino, fue una semana increíble, todos aquellos temores nunca ocurrieron, y pude finalmente definir mis expectativas personales en cuanto a este lugar, la verdad es que el temor persiste e insiste reunido con la fantasía de los hechos imaginados, de la forma más trágica, pero la realidad siempre reina con mayoría.