Visita nuestra red de blogs educativos

martes, 11 de agosto de 2009

174 Tu Silencio por Mallarmé es fructífero

Características



Propuesta



http://travel.mongabay.com/colombia/600/co02-0014.jpg

La historia original del primer, y hasta ahora único, Silencio por Mallarmé se remonta al 11 de septiembre de 1923 cuando el escritor mexicano Alfonso Reyes reunió a un grupo de amigos en el Jardín Botánico de Madrid con la excusa de homenajear a Stéphane Mallarmé, el poeta del silencio. Ortega y Gasset, Antonio Marichalar, Eugeni D’Ors, José Bergamín, Enrique Díez-Canedo, Mauricio Bacarisse, José Moreno Villa y Juan Ramón Jiménez acudieron a la cita y siguieron las instrucciones de Reyes: sentarse durante cinco minutos en algún lugar del Botánico y, a continuación, escribir qué habían pensado durante ese tiempo. Bautizaron el encuentro como El silencio por Mallarmé (Una encuesta sin trascendencia) y, aunque pocos se acordaron del poeta francés durante esos minutos, publicaron estos textos breves sobre el silencio, la reflexión y la escritura en el número 5 de la Revista de Occidente.

Ochenta y seis años después, y con el mismo objetivo de reivindicar silencio, reflexión y escritura coincidiendo con la celebración del Día del Libro, el Jardín Botánico y Escuela de Escritores recuperan esta iniciativa abierta a todo el público y en la que participarán los escritores Javier Rioyo, Juan Carlos Méndez Guédez, Doménico Chiappe, Juan Carlos Chirinos, Ernesto Pérez Zúñiga, Juan Carlos Márquez, Ignacio Ferrando, Luis Luna, Javier Sáez de Ibarra, Alfonso Fernández Burgos, Eduardo Berti y Pablo Andrés Escapa.

Los asistentes podrán disfrutar del recogimiento del Botánico para reflexionar durante esos cinco minutos de silencio y escribir a continuación sus textos que serán publicados en la página web
www.silenciopormallarme.org. La entrada al Jardín Botánico de Madrid será gratuita el próximo jueves 23 de abril entre las cuatro y las ocho de la tarde. Durante esas cuatro horas, además de participar en el Silencio por Mallarmé, los asistentes podrán inscribirse en los cuatro talleres de escritura gratuitos que los profesores de Escuela de Escritores impartirán a lo largo de la tarde.


Muy emotiva es esta celebración. Y nos aporta una estrategia de escritura que vamos a poner en práctica. A falta de jardín botánico que llevarnos al pensamiento podemos escoger un rincón de paz de casa o de un parque cualquiera o ... (cada uno que se busque su propio sitio en el que hacer silencio auténtico. En nuestra respuesta convendría explicar desde dónde escribimos.) Nos cargamos de silencio y escribimos los pensamientos que en ese tiempo se nos pasen por la cabeza, lo que ese silencio haya sido capaz de inspirarnos.


Respuestas

4 comentarios:

Luisa B dijo...

Estoy ahorita en unos de mis sitios preferidos, un sitio que llama a la paz y al encuentro interior, un sitio donde me conecto con la naturaleza y mis pensamientos vuelan como si estuviera en una nube, despreocupada y dejándome llevar, con los sonidos intensos de las olas golpeando las rocas en ocasiones o del suave movimiento del mar, con el sol haciendo de las suyas, con ese calor penetrante que empapa, pero con una brisa mansa que despeja el calor penetrante, una brisa inquieta que golpea suavemente la cara y el cuerpo. Me encuentro en un lugar recóndito, donde solo llega poca gente, a través de una caminata un poco larga pero divertida, bordeando el mar que llega a una ciudadela ubicada estratégicamente alrededor de ella. En un espacio, rodeado de rocas grandes y otros de menor tamaño que la acompañan, donde el mar llega, donde el silencio es profundo y se siente.

Ya ubicada allí, escribo sobre la vida, cosa que me gusta profundizar, pues cada vez que la pienso veo algo maravilloso creado, y de mi inspiración en esta soledad, se desprende este escrito: “como agua que riega y todo lo que toca lo alimenta, que apreciada eres vida, en un transcurrir en ella ocurren muchas cosas, experiencias y relatos que conforman nuestra esencia y nos lleva a cada paso; vida que inspira, así concientizo como en tu interior todos tus órganos acoplados: corazón, estomago, riñón…, trabajan simultáneamente, uno depende del otro casi siempre, y son tan perfectos en sus funciones y en sus formas, que acompasados como en una orquesta mantiene la vida…..” y así inspirada por este silencio que me acobija, me inspiro aún más para terminar mi relato.

Granito de Arena dijo...

Yo me he ubicado en uno de mis lugares favoritos: el cuarto de trastos donde el Coronel Aureliano Buendía siempre miraba al gitano Melquiades, viejo y mágico amigo que tantos inventos llevó a Macondo. Siempre me ha encantado cerrar los ojos y venir a este lugar donde silencioso se mira al gitano recostado en la ventana.

Ya acá reflexiono sobre la importancia de cerrar círculos en la vida y como la vida misma nos obliga a cerrar los que dejamos abiertos. Pienso que cada cosa que ocurre, para bien o para mal, es una señal que nos indica que tan cerca estamos de cerrar el círculo y a su vez, cada una de nuestras reacciones a dichas señales, cierran nuestro circulo personal, queramos o no.

Divagando sobre los circulos me vienen a la mente los planetas estudiados por Platon y lo que el llamaba: La Música de las Esferas. Decía que era un sonido que venía de un plano superior al nuestro y que solo los iniciados y entendedores de determinados procesos podrían escucharlos y entenderlos. Escucho en silencio y por momentos creo escuchar un sonido profundo detrás de mi silencio, imposible saber si es mi imaginación o un sonido real puesto que la imaginación ordena al cerebro que lo sienta real. Entonces imagino a Platón sentado con sus discípulos, como yo, con los ojos cerrados y jugando mentalmente a escuchar sonidos provenientes de las esferas pero transmitidos a través de un plano negado al común de los mortales. Un plano donde la paz no se siente interrumpida por el mundo exterior y el mundo interior es creado a placer por la imaginación, la completa felicidad en el completo silencio.

Redacciones JaimesWorking dijo...

Sentada aquí en medio de tanto silencio mi mente reflexiona sobre mi realidad, sobre mis metas en el pasado y mis metas en el presente, como cambiaron rotundamente con la madures y con el paso del tiempo y las situaciones, la verdad es que se cumplieron algunos deseos de antes de la juventud, así como se han estado cumpliendo aquellos esperados para estos tiempos, sin embargo, como persona ser conforme suele llegar a cansar, así que desde siempre considero que una meta no siempre debe tener un fin, sino ser el comienzo de nuevas batallas.
No se puede tener progreso si no se lucha por conseguirlo, no se puede ofrecer lo mejor a tu gente si no te esmeras por conseguirlo, un pensamiento recurrente y fortalecedor en mis tantas luchas, la verdad es que ahora que las recuerdo en este momento suelen parece las menos complejas, sin embargo, han dejado experiencias inigualables, que nunca serán olvidadas.

IreneO dijo...

Sentada en este momento en la comodidad de mi oficina, sola, con la música acompañándome , y pienso acerca de todo lo que he vivido en estos 32 años, pienso en los planes y metas que año tras año me he planteado, pienso cuales eran solo ilusiones de la adolescencia, y cuales son si eran verdaderas metas, pienso en las personas que han estado a lo largo de este tiempo, y también en las que ya no están por diversas razones, pero que siempre dejaron una huella en nuestro corazón, y que su ejemplo siempre nos guiara, pienso en Luis, en Adelina, en Blanca, que aunque ya no están acompañándonos físicamente, siempre estarán en mi corazón, y mientras estén allí, nunca serán borrados. También pienso, en que tal vez al principio aunque me parecía difícil y no me sentía capaz, ser madre es lo más maravilloso que me ha pasado, y lo que me impulsa día a día a continuar, en realidad agradezco a Dios por todo lo que me ha dado, bueno, malo, excelente, me ha hecho crecer y ser lo que soy hoy en día.