Visita nuestra red de blogs educativos

martes, 11 de agosto de 2009

180 Alana a través de Osiris

Características



Propuesta



http://3.bp.blogspot.com/_QBIsdzMW-Es/RunIwWDG5eI/AAAAAAAAAF4/HfxkB-0pFyQ/s200/gato-ojos-verdes.jpg«Cuando Alana y Osiris me miran no puedo quejarme del menor disimulo, de la menor duplicidad. Me miran de frente, Alana su luz azul y Osiris su rayo verde. También entre ellos se miran así, Alana acariciando el negro lomo de Osiris que alza el hocico del plato de leche y maúlla satisfecho, mujer y gato conociéndose desde planos que se me escapan, que mis caricias no alcanzan a rebasar. Hace tiempo que he renunciado a todo dominio sobre Osiris, somos buenos amigos desde una distancia infranqueable; pero Alana es mi mujer y la distancia entre nosotros es otra, algo que ella no parece sentir pero que se interpone en mi felicidad cuando Alana me mira, cuando me me mira de frente igual que Osiris y me sonríe o me habla sin la menor reserva, dándose en cada gesto y cada cosa como se da en el amor, allí donde todo su cuerpo es como dsus ojos, unma entrega absoluta, una reciprocidad ininterrumpida.
Es extraño, aunque he renunciado a entrar de lleno en el mundo de Osiris, mi amor por Alana no acepta esa llaneza de cosa concluida, de pareja para siempre, de vida sin secretos. Detrás de esos ojos azules hay más, en el fondo de las palabras y los gemidos y los silencios alienta otro reino, respira otra Alana. Nunca se lo he dicho, la quiero demasiado para trizar esta superficie de felicidad por la que ya se han deslizado tantos días, tantos años. A mi manera me obstino en comprender, en descubrir; la observo pero sin espiarla; la sigo pero sin desconfiar; amo una maravillosa estatua mutilada, un texto no terminado, un fragmento de cielo inscrito en la ventana de la vida.»

¿Qué hace Cortázar en este texto? Nos describe su amor por Alana, es evidente. ¿Qué papel juega Osiris, el gato? Es el fondo sobre el que destaca, nítido el amor por Alana.Al describirnos ambas miradas, ambos comportamientos, al ponernos a ambos en paralelo, Cortázar, qué hábil, qué maestro, qué plástico, nos resalta su amor por Alana. Con Osiris se atreve a unas cosas, con Alana a otras. Admira además esa relación secreta entre ambos, entre Alana y Osiris. Y parece soportar al gato gracias a su amor por Alana.

Y mi propuesta es que hagamos, claro, una descripción y que la hagamos jugando con el contraste a través de un animal, cualquier animal. El gato, tan familiar él ya ha sido utilizado por Julio pero hay muchos otros animales que son ahora muy habituales en las casas, el perro pongamos por caso, cobayas, hampsters, pájaros, ... Podemos pensar en alguien que tiene algo especial para nosotros y entremezclamos cualidades de su mascota y de la persona, contrastamos, ... Lo importante, entramos en el mundo del otro, entramos hasta allí a donde somos capaces de llegar. Y volvemos al texto de Cortázar si es necesario apoyarse en algo.

Respuestas

3 comentarios:

Luisa B dijo...

Con su plumaje verde y estar silencioso, así observo a “Piqui” mi perico en su jaula y de compañía a todos, cuando habla su oratoria alcanza palabras ya dicha por todos que el hábilmente a aprendido, desde su sitio, en sus momentos escuchando, solo escuchando para luego repetirlas,, que duplicidad con Leo, si mi hijo que ahora aprende y observa el mundo, tranquilo desde su espacio, solo escuchando y repitiendo a duras penas las palabras que escucha, pero que de tanto oírlas ya repite algunas.

“piqui” y “Leo” ambos se observan, son tan divertidos, sus cosas son parecidas; así veo a piqui, repitiendo palabras ya cantadas y festejando casa cosa aprendida, como para que lo demás lo celebren, ¡y es que se siente tan contento!, tan contento de haber aprendido, lo canta, lo dice a cada rato, hay horas en que el cantar y el hablar es más seguido más fluido, como en éxtasis no hay quien lo paré, algunas veces, para, se detiene, ya cuando siente hambre o quiere tomar algo de agua; Leo y “piqui” que gran parecido, Leo habla, palabras ya aprendidas y las repite como el loro “piqui”, y en ese sentido, repite y repite la misma palabra, se siente contento, cuando alguien lo aúpa, lo hace más seguido, lo repite constantemente, una y otra vez, no para; ya cuando siente hambre o sed es que se calma, y entonces lo pide, pide algo que sacie su necesidad de hambre o sed para continuar, si no está cansado con sus palabras; así como el loro “piqui”

Granito de Arena dijo...

Cuando les vi por primera vez juntos me sentí extraño. Digo que me sentí pues me niego a creer que más allá de mi mente, alguien más lo notara porque seguían su vida como si nada pero yo, en cuanto vi a aquel perro mirando a apenas centímetros de su rostro a mi amada Paola, me sentí, como el extra.

Con los días me acostumbré, resulta que Paola y Sultán siempre han sido amigos íntimos. Ella se acuesta en su cama y lo llama. El corre y recuesta su cabeza en la cama, al lado de mi Paola y luego de mirarse un rato, ella empieza a contarle sus problemas. Los sorprendí una vez y entendí el nivel de intimidad que tienen, miré por la cortina sin hacer ruido y noté incluso que el perro levantaba su pata y tocaba el pelo de Paola, como si tratara de consolarla.

Aunque al comienzo me costó entender esto, al final comprendí que no tenía nada que juzgar, en vez de ello me decidí a acostarme a veces con ella en su cama, en completo silencio y un día, empezó a contarme algunas cosas de su pasado, cosas tan terribles que lloré junto a ella y entró Sultán, recostando de inmediato su cabeza en la cama. La comunicación entre ellos era real porque ella necesitaba que así fuera y el perro, contra toda lógica, parecía entenderlo.

Ahora nos turnamos y siempre atendemos a Paola, ya no sufre o por lo menos no lo hace sola que siempre es sufrir más, en ocasiones nos acostamos los tres en la cama y vemos una buena película, nos reimos y más que una pareja con su mascota, parecemos una familia, siempre estaré agradecido con Sultán, no solo cuidó de mi Paola durante muchos años, aún lo hace y me enseñó como hacerlo y como apreciar aún más las necesidades de ella, juntos nos complementamos al día de hoy, nos va muy bien.

Redacciones JaimesWorking dijo...

Cuando observo la tan grata conservación que da entre “princesa” y “zeus”, considero que probablemente estoy en medio de un posible amor, pues su química suele ser tan contundente tan inigualable, sin embargo, mi compañera “princesa” siempre me hace comprender y recordar que este compañero perruno fue su compañero durante años convirtiéndolo prácticamente en aquel hermano con el que nunca tuvo la oportunidad de compartir, es inevitable que estos dos personajes no mantengan su cálida relación pues los años son el principal fortalecedor de la misma.
De hecho primero convivió con “Zeus” que conmigo, aunque no de la misma forma en que podemos compenetrarnos como pareja, pero si como ya lo mencione como hermanos, suelo sentir con frecuencia enormes celos, porque hay situaciones que yo aun no comparto con mi compañera, y que quizás ellos ya disfrutaron, el hecho es que además “Zeus” siempre me ha demostrado de una y mil formas el respeto que siente por nuestra unión.