Visita nuestra red de blogs educativos

martes, 11 de agosto de 2009

175 Este es uno de mis sueños

Características



Propuesta

Dice Borges:

He tenido varios sueños recurrentes a lo largo de los años que han dejado su huella en mi ficción de una u otra forma. Los símbolos difieren con frecuencia, pero los patrones y las estructuras siguen siendo los mismos. Por ejemplo, con frecuencia he soñado que estoy atrapado en un cuarto. Trato de salir, pero vuelvo a entrar a un cuarto. ¿Se trata del mismo cuarto?, me pregunto. ¿O acaso escapo a un cuarto exterior? ¿Estoy en Buenos Aires o en Montevideo? ¿En la ciudad o en el campo? Toco la pared para intentar descubrir la verdad sobre mi paradero, para encontrar una respuesta a estas preguntas. Pero ¡la pared es parte del sueño! De modo que la pregunta, al igual que el que la hace, regresa eternamente a ese cuarto. Este sueño me dio el tema del laberinto que aparece con tanta frecuencia en mis ficciones. También estoy obsesionado con un sueño en donde me veo en un espejo con varias máscaras o rostros que se superponen unos sobre otros; los desprendo de manera sucesiva y me dirijo al rostro que está frente a mí en el espejo; pero no me contesta, no puede oírme o no me escucha, es imposible saberlo.



La técnica de animación stop motion ha generado un corto espectacular y emotivo. Seguro que lo has disfrutado. Con él has conseguido entrar en tus propias evocaciones oníricas, en tus propios sueños. Y ahora, como ha hecho Borges, nos cuentas uno de ellos.


Respuestas

4 comentarios:

Luisa B dijo...

Este es uno de mis sueños recurrentes, sueño con estar siendo perseguida constantemente, en una furia de adrenalina corro y trato de esconderme, ningún lugar me parece seguro, mientras busco el lugar para esconderme, mi corazón palpita aceleradamente, observo en sueños como mis ojos se hacen más grandes, como de susto contenido desborda una expresión de ¡que no me consiga! y mi mano se pasea por mi corazón constantemente, siento como brinca del susto y como trata de salirse de allí, yo trato de mantenerme tranquila, para que no se despierte ninguna sospecha; en otros sueños, siempre sintiéndome perseguida, corro y corro, y voy a parar a un rio, con aguas que se ven un poco temerosa, yo no me decido a saltar a sus aguas, pero pienso que si llega el perseguidor no me queda de otra, lo tendré que hacer, en esos momentos estudio la zona, ¿por dónde me puedo meter? ¿Cuánto debo nadar? ¿Qué tan hondo será? ¿Habrá animales peligrosos esperando mi llegada? Me lleno de pánico, me paralizo, y busco donde esconderme, detrás de un árbol, detrás del monte crecido. Y vuelvo a soñar, cada vez que sucede, con el mismo sueño, me persiguen y yo corro para escapar, salgo despavorida, pero lo más interesante es ver mi rostro en el sueño de susto, de palidez, de ojos desorbitados, de ojos que piden auxilio, de manos que tiemblan y no paran, de cuerpo ya sin fuerza por el susto que ocasiona ser descubierta, de esconderme en los sitios más recónditos y pocos accesibles.

Granito de Arena dijo...

En mi vida recuerdo un sueño recurrente y recuerdo que lo he soñado desde que tenía apróximadamente 6 años. No recuerdo que puede haber ocurrido ese año para ello, pero mi sueño es que me veo siempre con alguien cercano: hermano, amigo o una chica que sin saber de donde salió resulta que en el sueño es mi mejor amiga. Mientras caminamos o al llegar a algún lugar mi acompañante me dice que si yo se volar, por supuesto que le digo que no, entonces me explica como hacerlo y me dice que no puede hacerlo pero conoce a gente que sí. Yo, intrigado, pruebo y siempre, con la técnica que mi acompañante me ha indicaco, terminó volando. Al comienzo mi reacción es de asombro, nadie procesa que puede volar rápidamente, ni en realidad ni en sueño, luego lo entiendo y le agarró la vuelta para reir como el ser más feliz de la tierra.


En el sueño luego no hago más que volar y volar... Termino enamorado del vuelo y, como chiquillo con juguete nuevo a toda hora salgo y vuelo sobre los árboles, sobre la playa, de un rincón a otro, con mucha velocidad. Entonces mi sueño se pone un poco incómodo porque llega ese momento en el que caigo en cuenta de que me miro a cuerpo completo, con mi acompañante y donde esté me miro como si mirara una tele y eso claramente indica que estoy soñando. Con mucha rabia, siempre ese sueño termina conmigo despierto y tratando, durante algunos minutos de volverme a dormir para retomar ese dueño y seguir disfrutando del divertido vuelo.

Redacciones JaimesWorking dijo...

Este sueño es un tanto especial debido a su constante repetición, además del ambiente en el que se desarrolla, pues creo firmemente en que este tipo de lugares representan mucha tranquilidad, en fin, el sueño inicia mientras intento escapar entre los arboles desesperadamente, sin saber razón alguna, cuando finalmente siento que me encuentro lejos y segura, se denota en este bosque una piedra al final de la sima, suelo caminar hacia ella y aprovechar su forma para sentarme cómodamente mientras observo la amplitud de la naturaleza allí en silencio, por mis oídos el respiro del aire me da un tanto de paz, como si la naturaleza me quisiera transmitir algo.
El hecho es que cierro mis ojos para disfrutar del momento y al abrirlos, muy cercano a mi siempre aparece alguna persona, mayormente conocida, pero también algunos desconocidos, quien se encuentra en la misma actitud que yo, disfrutando del ambiente, pronto se entabla una conversación sobre nuestras vidas, que parece ser larga, pues al empezar a aparecer el anochecer, ambos descendemos de esta sima para volver a casa, de esta persona no se mas de ella, después de caminar por la mitad de bosque, al llegar a casa, me extraño pues nadie ha notado mi ausencia, a pesar de no haber estado allí durante horas, luego me voy a la cama he intento reflexionar sobre aquel momento, y allí despierto a mi realidad lo recuerdo por un momento, y lo vuelvo a olvidar, hasta volverlo a soñar, y reestructurar la escena.

IreneO dijo...

Por lo general al ir a dormir, siempre oro para tener dulces sueños, sin embargo, hay un sueño recurrente, con determinada persona, a la cual siempre veo en situación de peligro hasta llegar a la muerte, varias veces he soñado que yo voy cruzando determinada calle, y veo a esa persona parada en la esquina, esperando transporte público y de repente aparece alguien, para robarlo, y lo apunta con un arma, esta persona se resiste al robo y le disparan. En otras oportunidades lo veo caminando normal por un parque, y se presenta alguna situación que pone su vida en peligro y que como siempre termina con la muerte de esta persona. Al despertar siempre me encuentro sobresaltada, nerviosa, esperando que esa persona se encuentre bien donde quiera que este, y que no le haya pasado nada grave, y lógicamente que pido que mis sueños no se hagan realidad, y que siempre esa persona esté bien.