Visita nuestra red de blogs educativos

viernes, 14 de agosto de 2009

102 ¿Es vida la vida?

Características

En esta propuesta tan llena de vida y ritmo lo que pretendemos es atrapar para nosotros la trepidante vitalidad expresiva que generan las exclamaciones. En algún momento teníamos que fijarnos en ellas. ¿No te parece?  Cutlas, el bueno de Cutlas no es sino una gran ayuda visual. ¡A ello!

Propuesta



¡El despertador! ¡La ducha! ¡El desayuno! ¡El coche! ¡Las clases! ¡Los gritos, los ruidos, los empujones, las escaleras que suben, las escaleras que bajan!¡El bocata rápido!¡El tráfico lento!¡Los atascos, eso los atascos! ¡La compra, la casa, los niños, las niñas!¡El polvo, la ropa, la cocina!¡La tele, Dios, la tele!¡La cama, el despertador, la ducha, ...!




Mal que te pese. Tú no lo ves igual seguro...



Si respondes, ... ¡Que sea con exclamaciones!


Respuestas

9 comentarios:

Irina García Soto dijo...

Escribo desde Uruguay. Soy simpatizante del budismo. SI bien no estoy de acuerdo con todos sus preceptos, creo que si llevamos una vida simple, recta, sin grandes expectativas, podemos, aún los enfermos, vivir en paz. Yo no creo en la felicidad ni en la libertad ni en todos esos conceptos tan caros a la civilización occidental, incluído el patriotismo, etc. Pero no me dejo influír por ideas ajenas porque hay tantas como seres humanos. Si menciono al budismo es porque a veces vuelvo a ese sistema ya que devino religión con el transcurso del tiempo. En realidad es un conjunto de normas de conducta correcta sin idea de dioses en su orígen. Me defino como agnóstica porque debe haber algo sinó cómo explicamos las maravillas del arte y la ciencia, en suma la importancia de la naturaleza humana con su inteligencia y todo lo que vemos en la naturaleza sea bello o feo o terrible.

Prof (a)Claudia Ceballos M dijo...

Reflexiono todos los días, ¡la vida no es vida! levantarme de esa cama,¡son las 4:30 am!,comentario a mi esposo:¡quiero café!, ¡es que aún camino dormida!, pero debo ir a la ducha ¡no hay agua caliente! comentario enfático, ¡oh por Dios!, ¡se hace tarde!, ....¡levantate hijo!, ¡vístete ahora! comentario ¡tu café! corro por ahí, de la habitación a la mesa ¡esta frío!,luego de la rapidez, ¡vámonos!,¡se me quedó el celular!, voy al trabajo ¡tengo retardo!, en el colegio de mi hijo ¡se hizo tarde!, a las 12 pm almuerzos,¡no pude cocinar!,¡tengo hambre!, todos replican y claman ¡almuerzo por favor!, ¡al fin!, ya debo dormir, y la misma historia todos los días, concluyo ¡la vida no es vida!...¡son las 4:30 am!(bis).

Carlos Diaz dijo...

¡Ya quiero ser un adulto! ¡Mi papá es genial! ¡La adolescencia es lo peor! ¡Tengo las mejores calificaciones! ¡A punto de terminar la secundaria! ¡Yo defino mí futuro! ¡Estas bebidas me hacen vomitar! ¡A punto de ser un adulto! ¡La universidad es mi rival ahora! ¡Quiero trabajar y ganar dinero! ¡Título universitario en camino! ¡Quisiera tener una novia! ¡Mi novia es hermosa! ¡La universidad es lo mejor! ¡La madurez me acecha! ¡Voy a tener un hijo! ¡No encuentro trabajo! ¡Gastos sin fin! ¡Al fin tengo trabajo! ¡Mi jefe me odia! ¡Quiero volver a la universidad! ¡Quiero volver a la secundaria! ¡Quiero ser niño de nuevo!

Luisa B dijo...

Suena ¡el despertador! Es hora de levantarse para comenzar el nuevo día llena ¡de vida!, ¡vida buena! ¡Vida sabrosa! ¡Vida que apasiona!, ¡el despertador! No hace más que sonar aunque ¡amo a la vida! La pereza juega en contra, así va luego ¡el desayuno! Que llena de energía, que moldea mis movimientos ¡desayuno que da vida! siento cuando ¡desayuno! El paso de los alimentos por mi cuerpo, que le gusta, que saborea ¡el desayuno! que me energiza, me acelera me despierta, voy ¡a clases! Donde aprendo y me divierto ¡a clases! Un derroche de conocimientos y amigos, aunque ansío la hora de volver a estar en casa, de holgazanear un poco, de ver a “pachi” mi mascota, un perro muy serio que me espera que me entiende y me hace compañía, de vuelta a casa ¡oigo ruidos! En mi paso, rompen calles con taladros que ensordecen, mis oídos ya no escuchan son ¡ruidos! galopantes que atraviesan de un lado a otro mis oídos, presurosa subo entonces ¡las escaleras que suben! Hacia mi piso ya cansada y con hambre me percato que quedo algo pendiente, no me queda de otra ¡bajo las escaleras! Y compro mi trozo de pan que tanto me gusta ¡subo las escaleras! otra vez ya con pocas fuerzas ahora voy a ¡la cocina! No hay comida preparada, me toca poner manos a la obra a ¡la cocina! Y resulta que hago un plato delicioso que degusto a mi antojo, no me quejo, más recuerdo luego de comer la serie que tanto me gusta y que veo en ¡la tele, Dios la tele! No me lo pierdo, puntual, ansiosa si es en ¡la tele! Donde paso absorta el próximo par de horas, no me quejo me divierto. ¡así es la vida!

Granito de Arena dijo...

Todo empezó cuando un hombre con bata y tapabocas gritaba ¡Puja, respira! muchas veces... luego de infinitos ¡puja y respira y respira y puja! comencé a vivir, o al menos eso creía al comienzo.
Con 4 o 5 años jamás podía jugar con mis padres. -¡Tengo que correr, reunión! -¡Tu comida está en el microondas, hoy tengo que entregar notas y aún me faltan por corregir! Con 7 años me atreví a protestar, pero casi al unísono me respondieron: ¡Cuando seas grande, entenderás!
Ya en la universidad, poco a poco me integré: ¡6:00 de la mañana, el despertador! Salgo corriendo al baño, entro a las 7:00 a mi trabajo de medio tiempo y aún no termino la redacción de Estudios Políticos ¡En una semana acaba el semestre!. Prendo el computador, monto a hacer cafe y me baño, calculando que no se pase la hora para salir, servirme café y de una vez terminar la redacción. Hago todo y ¡ya son las siete!

Como gacela brinco por toda la casa y llego a tiempo para tomar el bus que , con suerte, me llevará a las 7:30 a mi trabajo. No hay muchos clientes así que no me regañan, no muy fuerte, no muy largo. Y las horas pasan rápido, me preparo porque tengo que llevar mi redacción a la uni...¡la redacción! Claro, entre café y baño, yo Gacela, ¡la redacción se quedó en la mesa de la PC!

Salgo otra vez corriendo a la casa y ahora entiendo, claro que entiendo cuando me decían: ¡Cuando seas grande entenderás! Si, entiendo, corro y entiendo, lo único que no entiendo es porque hasta el final parece que el doctor sigue apurando con su tapabocas y casi que se escucha durante toda la vida: ¡Puja, respira! ¡Respira, puja!

Iván Traxanu dijo...

Durante estos últimos años en mis viajes por diversas partes , he encontrado y he hablado con diversos viajeros que consistentemente y en la mayoría de las ocasiones me hace la misma pregunta cuando llegamos a un grado de confianza y amistad, ¿Cómo puedo descubrir mi propósito en la vida? y ¿qué es la vida en general?. Ante esa pregunta, las risas y el jolgorio es claro, pero al cabo de unos minutos realmente te llegas a preguntar el verdadero sentido de la vida.

Millones de personas ahora están experimentando un anhelo de descubrir este sentido, ya sea de una manera religiosa o aún mas intimista, así como tener el deseo de despertar en otras personas ese anhelo vital que les haga preguntarse sobre este sentido. Muchos me dicen entre bromas que mientras viva una vida de alegría y satisfacción, la vida tendrá el sentido que cada uno le quiera dar . La vida es un surgimiento del espíritu humano, un despertar global que nos hace movernos cada día y seguir un objetivo. En pocas palabras, la gente está deseando finalmente sentirse plenamente vivo y cumplir su propósito único en la vida.

IreneO dijo...

Cuando hablamos de vida, hacemos referencia a nacer, crecer, reproducirnos, desarrollarnos y morir, teniendo presente que la vida como tal no es una cosa que podamos palpar. Al hablar del desarrollo de la vida, nos referimos que la vida en si es una rutina, ya siempre al despertar tomamos las mismas acciones, abrimos los ojos, y por lo general damos gracias a Dios por un nuevo día!, vamos al baño, nos cepillamos los dientes, nos dirigimos a la ducha, tomamos un buen desayuno, salimos a enfrentarnos al día a día, el trabajo, el colegio, la universidad.pero esta en nosotros hacerla interesante ya que no todo es trabajo o responsabilidades, la vida también nos da la oportunidad de divertirnos con familiares o amigos. Demos apreciarla, cuidarla y aprenderla a vivir, sin quejarnos, y aprovechar cada oportunidad que el destino nos presenta para crecer y desarrollarnos como seres humanos. ¡la vida es para vivirla! Es una sola. No debemos desaprovecharla.

Florache dijo...

LA VIDA NO ES VIDA si uno elije que no lo sea, si uno decide que no sea vida. La vida, claramente, es VIDA. Ahora depende de cada uno como vivirla, y qué hacer con su propia vida. Si bien la vida no es para todos iguales, cada uno tiene la suya propia que puede o no compartirla con otra persona. La va llenando de decisiones, de momentos, de sueños, ilusiones, sorpresas.. y de lo que cada uno puede ir consiguiendo a medida que los años pasen.

La vida comprende todo, no solo los buenos momentos, si no que también los malos. Si no no sería vida, sería una especie de sueño y deseo. Hay que aprender a vivir la VIDA como cada uno lo considere perfecta, quizás tardes en encontrar esa perfección, pero lo más importante de todo es que no dejes de vivirla, y tampoco abandones el juego de encontrar esa "perfección" de la vida a medida que pase el tiempo, ya que de eso se trata.

Tampoco te arrepientas de cada momento que has vivido, si buscas algo positivo en cada cosa que tienes que hacer aunque no te guste o no tengas ganas de hacerlo, piensa en qué cambiar o en qué agregar para que no haya sido un bodrio o para que no lo sea más. El ser humano tiene esa gran posibilidad de poder cambiar, de hacer y deshacer lo que uno hace. El secreto está en no quedarse nuca y hacer todos los días algo para que nos haga feliz.

Redacciones JaimesWorking dijo...

¿Es vida la Vida? Una pregunta que puede tener una diversidad de respuestas, sobre todo cuando se presenta una amplia diversidad de sentimientos que nos hacen seres humanos, aquellos que nos permiten decir ¡realmente merezco vivir! o transformarse en ¡no hay emoción tan inmensa en el mundo!, aunque realmente considero que al final de cada nuevo día o el cierre de esas etapas, volvemos a decirnos ¡esto sí es vida!, cuando reconocemos que solo la alegría debe invadirnos, pues vinimos a dirigir lo que realmente queremos ser.
Pudiendo entonces confirmar que si es vida la vida, indiferentemente de cómo deseemos vivirla, pues de nuestras decisiones erradas o acertadas se construye nuestro futuro, en el cual es inevitable no tener pensamientos de índole común como ¡a dormir!, ¡a vivir!, ¡a morir!, ¡bienvenida felicidad!, ¡que emoción!, ¡qué extraño!, ¡Cuánto amor!, ¡vaya tristeza!, ¡felicidades!, ¡lárgate!, entre muchas otras, que al final después de tanta recursividad conducen a que nuestro recuerdos fortalezcan una expresión un tanto común expresada como ¡qué vida la mía!, asumiendo una vez más que si es vida tu vida.