Visita nuestra red de blogs educativos

jueves, 13 de agosto de 2009

123 Borges o Paco o Lucía o ... y yo

Características



Propuesta

Uno no es Borges, quién pudiera. Ya tiene uno bastante trabajo con ser Javier Sáez, pongamos por caso, tiene uno trabajo para ser quien le dicen que es, trabajar fuera de casa, en casa, cumplir con hacienda, rellenar solicitudes, viajar por obligación, ... y además ser uno mismo. Ser y sentir lo que uno siente al margen de ese otro que viene y va.

¿Que no lo entiendes? Mira qué bien que lo hace Borges:

BORGES Y YO
Al otro, a Borges, es a quien le ocurren las cosas. Yo camino por Buenos Aires y me demoro, acaso ya mecánicamente, para mirar el arco de un zaguán y la puerta cancel; de Borges tengo noticias por el correo y veo su nombre en una terna de profesores o en un diccionario biográfico. Me gustan los relojes de arena, los mapas, la tipografia del siglo xviii, las etimologias, el sabor del café y la prosa de Stevenson; el otro comparte esas preferencias, pero de un modo vanidoso que las convierte en atributos de un actor. Seria exagerado afirmar que nuestra relación es hostil; yo vivo, yo me dejo vivir, para que Borges pueda tramar su literatura y esa literatura me justifica. Nada me cuesta confesar que ha logrado ciertas paginas válidas, .pero esas paginas no me pueden salvar, quizá porque to bueno ya no es de nadie, ni siquiera del otro, sino del lenguaje o la tradición. Por to demás, yo estoy destinado a perderme, definitivamente, y sólo algún instante de mi podrá sobrevivir en el otro. Poco a poco voy cediéndole todo, aunque me consta su perversa costumbre de falsear y magnificar. Spinoza entendió que todas las cosas quieren perseverar en su ser; la piedra eternamente quiere ser pledra y el tigre un tigre. Yo he de quedar en Borges, no en mi (si es que alguien soy), pero me reconozco menos en sus libros que en muchos otros o que en el laborioso rasgueo de una guitarra. Hace años yo traté de librarme de él y pasé de las mitologias del arrabal a los juegos con el tiempo y con to infinito, pero esos juegos son de Borges ahora y tendré que idear otras cosas. Asi mi vida es una fuga y todo to pierdo y todo es del olvido, o del otro.
No sé cuál de los dos escribe esta página.




Y ahora tú y tú mismo.


Respuestas

3 comentarios:

Ramón Rodríguez dijo...


Mientras pasa el día realizo las actividades que como de costumbre forman parte de mi rutina, pasear al perro, escoger un libro para leer y estudiar un poco, quizá camino un rato por los parques que se encuentran tan desolados y funestos hoy en día por culpa de la delincuencia, de camino a la universidad siempre estoy escuchando música y miro por esa ventana cuantas personas están en las calles y analizo a todas aquellas que van entrando en el bus, haciéndome preguntas sobre su forma de pensar y creando perfiles psicológicos sobre los comportamientos de algunas personas, algo despectivo para el ingenio y la vanidad de mi ser.
Por otra parte mi otro yo, disfruta más la vida, se queda observando los pajaritos en las mañanas mientras toma café y fuma un cigarrillo, dentro de la hora pico el solo piensa en cosas totalmente ajenas a su alrededor, es todo un soñador, se la pasa de aquí a allá escuchando jazz, e interpretando los sonidos de la naturaleza, por las noches se acobija junto a la ventana para hablar con la luna y pedirle algunos consejos sobre mujeres, cuando está triste escribe algunos poemas y lee a Whitman, incluso Cortázar, deseando tener a su maga cerca, este otro yo se va de rato enamorado de algunas mujer por algunos minutos, y yo lo dejo correr y volar a su gusto, porque lo hace feliz, y quizá a mí me hace bien, me cambia y me hace olvidarlo todo por algunos segundos, todo lo que en mi vida es peso.

IreneO dijo...

Me levanto con el sonido del despertado, abro los ojos, y agradezco a Dios por un día mas, y empieza la rutina, reviso el móvil, me levanto, tiendo la cama, voy a al baño lavo mi cara y cepillo mis dientes, preparo el desayuno, tomo una ducha, en la cual pienso o mejor dicho formulo la agenda del día, como, me arreglo, y salgo de casa, con rumbo al trabajo, en el camino, observo cada persona que veo, y pienso que problemas o necesidades estarán pasando, veo las colas de carros, las personas apuradas por llegar al trabajo o escuelas, y mientras estoy en esa rutina, mi otro yo juega con mi mente, y me hace pensar, que seria de mi si estuviera en otra parte del mundo, deseando estar en la playa sintiendo el sol y la arena, jugando con el agua, mi otro yo tiene la característica de ser soñador y fantasioso, pero me gusta y me hace bien, porque también me hace reflexionar y agradecer cada día lo que tengo.

Redacciones JaimesWorking dijo...

No suelo levantarme temprano, sin embargo, cuando lo hago me cuesta un poco, siento que mi yo vago, me invita a permanecer en la cama, entonces entre los diversos sonidos que transcurren por mi ventana, se encuentran los de mis vecinos quienes deben ir cada mañana a luchar por su futuro, a pesar de que esto cueste tanto trabajo y entregue pocos privilegios, lo cual termina siendo mi motivación mañanera, entonces cuando finalmente he desayunado y me dirijo a mi sala, la cual me permite ver a través de la ventana infinidades de historias que transcurren mientras espero que mi comida digiera.
Frente a mí un sinfín de locales comerciales, que bien o mal aun sostienen a sus propietarios, sin embargo, suelo preguntar tendrán realmente algún objetivo esos lugares, es decir, más que un interés monetario, se encontraran allí para brindarle un servicio a la gente, en días considero que si en otros tal vez no, pronto empiezan a transcurrir de forma continua por al menos una hora un alta cantidad de estudiantes, y al ver sus gestos, actitudes o quienes los rodean, me imagino su futuro y probablemente la profesión ideal para ellos, sin embargo, en el fondo no sé si así llegara a ser.
Por otro lado, a través de distintos medios de transporte también se ven pasar todas aquellas personas que aun no ha logrado su gran sueño de ser independientes, y me pregunto si es que no se han esforzado lo suficiente o si es que su meta en realidad es demasiado alta, algunos ya los he visto progresar y me pregunto cuál es la diferencia entre unos y otros, entonces mis pensamientos desde lo lejos, me permiten interpretar cada pedacito de historia y reflejarlo en lo que quiero ser.