Visita nuestra red de blogs educativos

viernes, 14 de agosto de 2009

112 Estudiar y cobrar, opinar es libre

Características

Te hacemos una serie de preguntas y simplemente hay que opinar. No siempre se tiene esa oportunidad. Nos llenan de mensajes y casi no podemos decir la nuestra sobre ellos. En este caso sí. Hay que opinar y buscar  argumentos que justifiquen nuestra respuesta sobre un tema que puede generar cierta controversia. El estudio como trabajo con derecho a ser remunerado. ¿O no?

Propuesta


¿Qué te parecería tener un sueldo como estudiante? Lee el siguiente artículo sacado de "El País" y argumenta tu opinión.Posibles dudas: ¿los suspensos también se pagan? ¿Se pagará lo mismo por un suficiente que por un excelente? ¿Quienes se esfuercen al máximo y no consigan aprobar, se quedan sin sueldo?

Visto por primera vez en el blog de JOSELU

¿Estudiar cobrando?



Cobrar por sacar buenas notas. Ésta es una de las polémicas medidas que desde septiembre pasado ha puesto en marcha el Ayuntamiento de Nueva York para estimular en sus estudios a los estudiantes de educación primaria y secundaria bajo el programa Spark. Ideada por Robert M. Fryer, un economista de la Universidad de Harvard que dirige un laboratorio sobre alternativas para paliar la desigualdad social y sus efectos, la iniciativa, a la que ya se han acogido 58 colegios públicos y que cuenta con dos millones de dólares (1,27 millones de euros) para los próximos dos años, forma parte de un programa más amplio que bajo el título NYC Opportunity está tratando de buscar fórmulas para mejorar los pésimos resultados escolares de los niños neoyorquinos.

"El programa Spark se centra en los niños de ocho y 11 años. Quien no sabe leer y escribir a los ocho pasa al siguiente nivel escolar en desventaja. Los que tienen 11 ya han dejado de aprender a leer y leen para aprender, es un cambio cualitativo y al tratarse de un programa experimental pensamos que sería interesante centrarse en edades críticas. La idea es premiarles con cinco (3,19 euros) o 10 dólares (según la edad) por acudir a los exámenes de inglés y matemáticas y darles hasta 20 (12,78 euros) o 40 dólares (25,42 euros), según los resultados que consigan", explicó a este diario Debra Walker, portavoz del Departamento de Educación de la ciudad de Nueva York.

De momento, el programa se financia con dinero privado (donaciones de fundaciones como la Rockefeller) para evitar protestas. Las escuelas que participan en él lo hacen de manera voluntaria. Además, los niños necesitan la aprobación de los padres para poder acceder a los premios. "La selección fue aleatoria, en función de qué escuelas solicitaron entrar en el programa. Pero la gran mayoría pertenece a barrios conflictivos o a aquellos en los que la población es sobre todo latina o negra, con altas tasas de pobreza. Buscamos crear incentivos a corto plazo para crear hábitos a largo plazo", asegura Walker. Y ésa es una de las claves de este proyecto ideado por Robert Fryer, quien busca desde hace años soluciones creativas a la desigualdad social que se ceba con las minorías en Estados Unidos. "Yo no abogo por los incentivos sino por la innovación. Hasta ahora lo hemos probado todo para que los niños estudien y no ha funcionado. Este programa es un experimento pero es esencial estar abiertos a nuevas ideas y observar los resultados", afirmó Fryer al presentarse el programa en el mes de septiembre.

Aún no hay datos sobre su efectividad ni los habrá hasta finales de 2009 aunque en las escuelas en las que se está probando hay optimismo. "Estamos compitiendo con las calles. Los niños pueden ganar 50 dólares de forma ilegal cada día. Tenemos que hacer algo para contrarrestarlo", afirmó en el diario The New York Times Virginia Connelly, directora de un colegio del barrio del Bronx adherido al programa Spark.

Hace años, Fryer experimentó con un programa similar en Dallas, ofreciendo dos dólares a los estudiantes de un instituto por cada libro leído. El tope eran 20 libros por semestre pero hubo jóvenes que leyeron hasta 40.

Sin embargo, hay quien opina que estos estímulos son contraproducentes para la educación de los alumnos. "Los premios, igual que los castigos, sólo producen obediencia temporal. Es más fácil sobornar a los niños sin hacerse preguntas que crear un sistema educativo en el que se alimente la curiosidad innata por aprender. Yo quiero creer que el objetivo de estos programas es admirable, aunque el método sea terrible. Desgraciadamente, no creo que promuevan una actitud hacia el aprendizaje sino, simplemente, una mejora en sus notas", aseguró a este diario Alfie Kohn, experto en educación y autor del libro Punished by rewards (Castigados por los premios).

Respuestas

10 comentarios:

Luisa B dijo...

Tener un sueldo como estudiante es un proyecto y una propuesta, que resulta bastante innovador, que le permite al estudiante generar algunos ingresos, mientras se dedica de forma íntegra al proceso de aprendizaje, y presenta una opción extraordinaria para que los estudiantes de bajas notas, de bajos recursos o discriminados, eleven su interés por estudiar y no solo esto sino se esfuercen por obtener buenas notas, que su interés y opción principal se centre en su formación y sus estudios, en su preparación y hábitos de aprendizaje para el futuro, en lugar de estar aturdidos y preocupados por buscar ingresos mientras estudian motivado a sus necesidades económicas las cuales tienden a ser insuficientes, estos buscan ingresos a través de ciertos negocios principalmente de tipos ilegales que son lo más fáciles de conseguir. Esta opción presentada por Robert Fryer en el programa Spark, demuestra ser una iniciativa bastante prometedora. Ya anteriormente un proyecto similar fue puesto en marcha por el mismo Fryer, el cual consistía en leer cierta cantidad de libros a cambio de 2$ por libro leído en un periodo semestral y se consiguieron resultados que duplicaron inclusive el tope máximo establecido de 20 libros por semestre, es decir los estudiantes llegaron a leer hasta 40 libros por semestre. De aquí surgen dudas que quedan en el aire a ver si luego sale una respuesta, bien sea escrita o que la experiencia la traiga a colación ¿preocuparía al estudiante no poder cumplir con un presupuesto de ingresos que se establezca mensual por fallas en algún examen y luego decaer más en su rendimiento? ¿Se preocuparía el estudiante más por generar ingresos que por aprender eficientemente? ¿Pudiera este proyecto realmente generar hábitos de estudios favorables que repercutan en un mejor futuro? ¿Podría el proyecto incentivar a obtener resultados por hacer las cosas bien hechas y según lo esperado?

Iván Traxanu dijo...

La educación siempre ha sido un pilar fundamental en cualquier estado, el cual en la mayoría de los casos planifica el sistema educativo con la finalidad de formar y preparar personas que más tarde pueda ayudar al país con sus conocimientos y ser productivo. Por lo tanto, se entiende que los ciudadanos de un país son inversiones que hay que cuidar, motivar y educar si queremos obtener provecho de ello. Entonces, el planteamiento es obvio si se piensa en pagar por estudiar, siempre que lo entendamos como un incentivo y una manera de instruir ya desde pequeños unos valores de retribución por una labor realizada. Es un primer paso de un proyecto muy interesante que bien nos podría valer de ejemplo y de experimento para como evoluciona y si realmente lo podemos llegar a aplicar en otras facetas de la sociedad, donde la búsqueda del bien comun debe ser lo mejor.

Pauline dijo...

Estudiar siempre se ha tenido como un deber, y eso es algo que muchos no tenemos del todo claro. Todos los seres humanos tenemos dentro de nosotros la curiosidad por aprender y solo hay que saber encontrar lo que nos apasiona para dedicarnos a ello con gusto y de manera natural. Ahora bien, no hay conocimientos que gustan menos entre las personas y que sin embargo es deseable e incluso necesario que se conozca, por lo que sí que tendría sentido un sueldo, aunque fuese simbólico, por dedicarse a esas tareas. Y por supuesto, para que los alumnos ya de alto nivel puedan realizar estudios avanzados y investigaciones, lo mejor sería que se contase con un sueldo digno, algo que haría avanzar a la humanidad mucho más rápido y mejor.

IreneO dijo...

Es importante tener presente que estudiar es uno de los puntos más importantes en nuestro desarrollo como seres humanos, ya que es a través de del estudio vamos a adquirir valores, conocimientos, costumbres, formas de actuar, ya que por medio de la educación nos estimulamos para desarrollar nuestra parte cognitiva, y así llegar a tener un mejor futuro. Ahora bien, es cierto que como seres humanos, está en nuestra naturaleza la curiosidad por aprender, por descubrir, por crear, pero no todos podemos acceder a la instituciones educativas porque en algunos países las mismas son en extremo costosas, por tanto considero que no se puede ver mal que a los estudiantes se les pague por estudiar, y más aun que se le exija un resultado que es el sacar buenas notas, ya que de esta manera, no solo se podrá tener acceso a las instituciones educativas, sino que también se contara con los recursos económicos para sufragar los gastos que se generen, y siempre dado este “estimulo extra”, los estudiantes aprovecharan mas el estudio y obtendrán muy buenas notas.

Granito de Arena dijo...

Cuando en un sistema no se reconocen los errores, las fallas y las evidencias de las mismas, puede ocurrir que se transforme en algo estructural. Estudiantes egresados en sistemas que no ofrecen la preparación necesaria o sistemas que terminan construyendo un embudo en el cual cada vez menos estudiantes pueden culminar el ciclo, bien sea por falta de estímulos o por condiciones particulares de la localidad, todo esto conduce a un resultado parecido: multiplicación de las fallas al pasar luego esos estudiantes mal graduados a ser padres y algunos a ser profesores.

Si como "solución" se ofrece acabar con las fallas a través de la "compra del rendimiento académico", el problema empeora, un estudiante que no se interesaba en aprobar una materia, al estar estimulado por el dinero no se interesará en la materia, en aprender o culturizarse, solo en aprobar. Esto termina en aprendizaje al caletre de términos y temas que deberían ser interiorizados en talleres a tal efecto y la mecanización, como un ejercito obreros en busca de su pago, pago por aprobar cursos.

Lo peor es la debacle que parece estar señalada en esta propuesta, si empezamos con estudiantes que no rinden ¿qué sigue? ¿Premiar con un dólar a cada ciudadano que tire en el cesto de basura el envoltorio del caramelo o chocolate que se come al caminar? ¿luego quizás podemos dar una placa y pagar a las madres que no aborten a sus hijos y concluir pagándoles a los padres que no se embriagan e hijos que no se drogan? Al parecer todo esto resulta o más económico o más efectivo que estudiar las causas estructurales de las fallas y trabajar en las mismas.

El pago propuesto a los estudiantes es apenas el inicio y señal de algo mucho más pesado a nivel moral. "Cuando la mano señala la luna, el tonto solo mira el dedo".





Redacciones JaimesWorking dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carlos Diaz dijo...

Como una propuesta es claramente innovadora, sin precedentes. Sin embargo, en la parte operativa, parece contener ciertas deficiencias al momento de puntuar, y finalmente asignar el “sueldo” que merece cada alumno. Si bien el sistema de calificaciones es siempre un misterio para el estudiante, cuando algunos alumnos sin merecerlo obtienen altos puntajes, mientras por otra parte hay aquellos que con todo el mérito se quedan a escasos puntos de no aprobar sus materias.
Y dejando de lado la parte donde la injusticia se haría presente, parecería un tanto contraproducente premiar a los jóvenes por realizar lo que en la mayoría de los países es una obligación. Como si a un empleado le pagaran más por asistir a su trabajo y esforzarse. Como si el arrendador del lugar donde se renta pagara dinero al inquilino que le paga la renta. Desde el punto de vista de algunos como quien aquí comenta, una mala medida.

Ramón Rodríguez dijo...

La idea principal del estudio es ejercer el derecho a conocimiento que tenemos todos, por ende, el estudiar debe ser un derecho gratuito y para todos, claro que hoy en día muchos estudiante recalcan malas notas y se dejan de los estudios para ir a trabajar en la calle, o incluso a ser delincuentes, la ignorancia trae grandes desventajas para la sociedad, como tal el déficit de conocimiento impide a una persona desarrollarse psicológicamente y en el ámbito social. Ya con esto aclarado, podemos pasar al punto de interés como lo es la noticia del pago en las escuelas de New York a los jóvenes con buenas calificaciones, es lo mismo que un sistema de becas, donde se les permiten montos de dinero mensuales a los estudiantes para facilitar el labor de sus estudios, desde este punto está muy bien visto, pero el control del dinero dentro de jóvenes de esa edad es inquietante, ya que pueden estos obtener el dinero, avanzar en sus estudios y beneficiarse de ese programa, pero ¿en que puede ser gastado ese dinero? Pues, el dinero puede ser una fuga también para malos hábitos o pasatiempos considerados dañinos, por ende el programa debería administrar un control de cuidado para conocer en que es gastado el dinero que ganarían los estudiantes con buenas notas, aunque la iniciativa es bastante prometedora para mejorar los niveles de estudios y dar un incentivo para que los jóvenes estudien de esta manera, traerá resultados positivos para la población pero, podría convertirse en un arma de doble filo.

Prof (a)Claudia Ceballos M dijo...

El programa Spark puede ser un arma de doble fila en una ciudad como nueva York, la pregunta que yo me hago, en torno al programa es ¿qué puede hacer un niño a tan corta edad con ese dinero? en una ciudad bastante peligrosa, las respuestas a esa pregunta pueden ser muchas, es sólo para la reflexión la cantidad de droga que se ofrece a los chicos en los barrios de Nueva York, pero, importa destacar que ese peligro lo corren todos los niños que manejen algo de dinero y puedan estar en algunos lugares equivocados o casuales, además de las escuelas, sin embargo, desde el punto de vista motivacional, incentivo al estudio y a la lectura, no solo para aprender a leer sino para aprender contenidos a través de la comprensión lectora es una propuesta muy moderna para la pedagogía y permite a los niños obtener ganancias que también aprenderán a administrar, el programa debería estar protegido y vigilado ya que algunos niños no sabrán administrarlo. personalmente creo que es arriesgado este tipo de programas si no se establecen normas y vigilancia sobre cada niño participante.

Redacciones JaimesWorking dijo...

Yo diría que esta es una propuesta en su mayoría positiva, sobre todo por el crecimiento constante de la incorporación de jóvenes en actividades ilegales, de las cuales disfrutan con frecuencia luego de descubrir según su criterio que estudiar no tiene sentido y no te lleva a nada, que es un poco fastidioso tener que cumplir con tantas obligaciones tan joven , y así muchas más incógnitas que surgen en sus mentes, que evidentemente dirigen a los estudiantes a tomar decisiones inmaduras erradas de las que probablemente luego se arrepientan.
Por otro lado, si bien considero que una actividad empleada bajo voluntad propia tiene más éxito que fracaso, hacerlo con la ayuda de la motivación puede funcionar también en la actual juventud, sin embargo, estos resultados probablemente solo deriven resultados efectivos en un corto plazo o mientras el estudiante se encuentre en una escuela en donde aplique esta modalidad, pero realmente dejara alguna aprendizaje en su vida, realmente el valor de la voluntad se mantendrá cuando termine el incentivo, entonces uno empieza a dudar si realmente van a ser buenas decisiones.