Visita nuestra red de blogs educativos

viernes, 14 de agosto de 2009

105 La culpa es del cuchillo

Características

Defender una idea o una convicción requiere tener argumentos. Con este "juego inocente" pretendemos que el alumno reflexione y encuentre argumentos, las causas que nos expliquen la realidad.

Propuesta


¡Qué hábiles somos a la hora de encontrar responsables de todo aquello que nos molesta! El cuchillo puede ser internet, las malas compañías, la vecina, el ayuntamiento, la televisión, la sociedad entera, ...¡Qué a gusto se queda uno cuando ya ha encontrado un culpable!

Por el morro, vamos a jugar a encontrar culpables:

La culpa de que los alumnos no rindan en sus estudios la tienen los teléfonos móviles que usan a todas horas y que están llenos de jueguecitos y otras cosas que solo sirven para distraerse.

Respuestas



6 comentarios:

Pauline dijo...

La culpa de que que la gente engorde es de los automóviles, que hacen que la gente se vuelva cómoda y vaya a los lugares siempre en coche o transporte público, en lugar de caminar o utilizar la bici. Es más, la culpa de la obesidad, tanto infantil como entre adultos, la tienen los ascensores y las blancas bajas, que consiguen que no subamos escaleras. Todos los edificios deberían encontrarse en un alto y habría que hacer desaparecer coches, motos... eso haría a la gente moverse todo el rato y estar siempre sana y sin tener que hacer dietas.

Luisa B dijo...

La culpa de que no dispongamos de suficiente dinero y de ciertos ahorros es por el consumo desproporcionado, nos gastamos todo el dinero en cosas que ni siquiera necesitamos, queremos exhibir todo lo que está de moda, no escatimamos esfuerzos por comprar cualquier artículo que sea novedoso o de última tecnología, no importa si luego lo desechemos lo importante es tenerlo, compramos ropa de marca aun cuando existan parecidas a menor precio, pues lo importante es gastar el dinero, consumir en todo lo que podamos, antojarnos de cualquier detalle, hasta cafés diarios en tiendas compramos y no nos percatamos que si sumamos la cifra que se acumula o que se ha derrochado es alta por un gusto quizás innecesario, nos endeudamos hasta con dinero plástico, usamos las tarjetas de crédito para pagar consumos no pensados, desmedidos, por antojo, por capricho, por impulso de gastar y darnos los lujos, no medimos consecuencias, compramos publicidad, compramos marca, compramos moda, compramos todo que comprometa los ingresos que tenemos, los que nos hemos ganamos y los que no tenemos también, consumimos en exceso que hasta intereses pagamos por comprar lo innecesario, lo que acumulamos, lo que exhibimos, lo que mentalmente creemos que nos hace importante, notables, a la moda. Consumimos comidas y gustos dañinos, que nuestra salud luego resiente, comidas instantáneas, comidas poco sanas, tampoco ahorramos en salud, solo consumimos. Consumimos en préstamos bancarios, que luego nos ahoga nuestra vida, con esto pagamos caprichos, caprichos que desaguan el dinero, queremos cosas más grandes que no son necesarias, un carro más grande, una casa más grande, no nos basta lo que tenemos. La culpa es del consumo por lo que no tenemos suficiente dinero.

Prof (a)Claudia Ceballos M dijo...

La culpa de fumar la tiene el estrés, la vida cotidiana, no me permite dejar de fumar, porque siempre tenemos problemas desde que nos levantamos, hasta que nos dormimos por las noches, el hecho de levantarme con una alarma de despertador me causa estrés entonces tengo que fumar para que se me calme un poco esta ansiedad y estrés, cuando llegué al trabajo encuentro muchos inconvenientes y al revisar la cartera tengo que fumar un cigarrillo para olvidar que tengo tantos problemas y vivo con este estrés, si no tuviera tanto estrés probablemente no fumaría, yo creo que las personas que no fuman es porque viven relajadas y no tienen tantos problemas como yo, estas personas relajadas y no tienen estrés son las que no fuman, pero yo si no fumo no puedo sobrellevar esta pena de tantos contratiempos, cuando salgo a una fiesta siempre me da ansiedad porque la indumentaria que me voy a poner, mientras pienso eso me fumo un cigarrillo para decidir, porque de es modo puedo bajar el estrés que me produce no encontrar algo adecuado que vestir para esa fiesta, pero en la fiesta también tengo que fumar porque al día siguiente tengo que trabajar y eso me produce un horrible estrés, tanto, que no me deja divertirme, por eso fumo toda la noche de fiesta, cuando converso también tengo estrés porque como yo tengo tantos problemas no me queda otra que hablar sobre ellos y eso es muy angustiante por eso fumo en esos momentos en que converso con mis amigos, es mas el hecho de fumar tanto me produce tanto estrés que sigo fumando para quitármelo, algunas veces me despierto preocupada por la noche y lo único que me quita la preocupación es fumarme un cigarrillo, yo estoy convencida de que la culpa de fumar la tiene el estrés.

Carlos Diaz dijo...

La sociedad misma es quien dicta el acontecer de su existencia, cual cerebro determina el movimiento de un brazo, una pierna, de un parpadeo o de un suspiro. Si el sujeto asesina, roba o corrompe, no es más que una bacteria infectando el sistema. La sociedad es quien a largo plazo permite y es causante de este escenario. Y se dice que la culpa es de la sociedad por el hecho de que esta dicta la cultura, los valores y la educación; más no debe conformarse con establecer las normas, debe implementarlas y permanecer alerta para que se cumplan, para no se pierdan en el camino de la obviedad. La sociedad es culpable de no cuidarse a sí misma como sociedad.

Iván Traxanu dijo...

La culpa en muchas ocasiones se asocia a una necesidad de encontrar una explicación rápida y válida a algo que nos causa cierta crispación y al que no queremos o tenemos tiempo necesario para atender o buscar su verdadero motivo. Un ejemplo es el de achacar al móvil, las distracciones que pueden tener en los estudios los chavales, así como una explicación “válida” de por que motivo lo están haciendo. Es una explicación que puede ser válida pero no por ello creíble, razonable o única. El estar estudiando y que cada cierto tiempo alguien que esté estudiando se llegue a distraer por un mensaje del móvil, una aplicación del smartphone o por un inocente juego, es todo culpa de estas nuevas tecnologías y no que la responsabilidad y el criterio de los jóvenes puedan tener cuando se proponen ponerse a estudiar. Todo un cúmulo de cuchillos que en la dirección adecuada pueden dar un valor a nuestras dudas.

IreneO dijo...

Es muy fácil en una sociedad como la actual, justificar nuestras malas acciones, y encontrarle una excusa a todas las cosas, por ejemplo: si no cumplimos con las obligaciones que nos asigna determinado trabajo solemos “echarle la culpa” a las distintas actividades que hacemos en la casa, o las responsabilidades con los hijos, etc.,.., pero el día tiene 24 horas para todos, lo que debemos es organizar el tiempo y hacer las cosas de las mejor manera para evitar cometer errores y así hallar una excusa o un culpable inocente. y Otro ejemplo típico es el caso de los estudiantes siempre expresan “el profesor me raspo en el examen”, cuando en realidad un profesor no aplaza a un alumno por gusto, sino porque el alumno no estudio, pero es la forma que haya el alumno de justificarse. Considero que como personas maduras e inteligentes lo mejor es asumir nuestros errores y enfrentar las consecuencias, sin buscar excusas, ni responsables.