Visita nuestra red de blogs educativos
Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 13 de agosto de 2009

114 La descripción ha de ser rigurosa

Características



Propuesta


El tono formal de una descripción puede verse alterado por el objeto descrito. ¿Cómo descolocamos ambas cosas? Escogiendo adecuadamente el motivo. Escoge bien lo que quieres describir y aplica un método riguroso y formal para hacerlo. El contraste hará el resto. Como en el caso que tienes a continuación:

Alfred Jarry

Hemos tenido ocasión de entablar relaciones bastantes íntimas con estos interesantes borrachos perdidos del acuatismo. Según nuestras observaciones, un ahogado no es un hombre fallecido por submersión, contra lo que tiende a acreditar la opinión común. Es un ser aparte, de hábitos especiales y que se adaptaría a las mil maravillas a su medio si se lo dejase residir un tiempo razonable. Es notable que se conserven mejor en el agua que expuestos al aire. Sus costumbres son extrañas y, aunque ellos gustan desempeñarse en el mismo elemento que los peces, son diametralmente opuestas a la de éstos, si se permite expresarnos así. En efecto, mientras los peces, como es sabido, navegan remontando la corriente, es decir en el sentido que exige más de sus energías, las víctimas de la funesta pasión del acuatismo se abandonan a la corriente del agua como si hubieran perdido toda energía, en una perezosa indolencia. Su actividad sólo se manifiesta por medio de movimientos de cabeza, reverencias, zalemas, medias vueltas y otros gestos corteses que dirigen con afecto a los hombres terrestres. En nuestra opinión, estas demostraciones no tienen ningún alcance sociológico: sólo hay que ver en ellas las convulsiones inconscientes de un borracho o el juego de un animal.
El ahogado señala su presencia, como la anguila, por la aparición de burbujas en la superficie del agua. Se los captura con arpones, lo mismo que a las anguilas; el uso de garlitos o líneas de fondo resulta a este efecto menos provechoso.
En cuanto a las burbujas, se puede caer en el error por la gesticulación desconsiderada de un simple ser humano que sólo se halla en el estado de ahogado provisorio. En este caso, el ser humano no es en extremo peligroso y en todo comparable como lo hemos dicho más arriba, a un borracho perdido. La filantropía y la prudencia exigen distinguir dos fases en su salvamento: 1) la exhortación a la calma; 2) el salvamento propiamente dicho. La primera operación, imprescindible, se efectúa muy bien por medio de un arma de fuego, pero hay que estar familiarizado con las leyes de la refracción; en la mayoría de los casos, basta con un golpe de remo. Sólo queda - segunda fase - capturar al objeto por el mismo método que a un ahogado ordinario.
Es raro que los ahogados se desplacen formando bancos, a la manera de los peces. De ello se puede inferir que sus ciencias sociales son aún embrionarias, a menos que se juzgue más simple suponer que su combatividad y valor guerrero es inferior al de los peces. Es por ello que éstos se comen a aquellos.
Estamos en condición de probar que hay un solo punto en común entre los ahogados y los demás animales acuáticos; desovan como los peces, aunque sus órganos reproductores, para el observador superficial, parezcan conformados como los de los humanos. Desovan, a pesar de esta grave objeción: ninguna ordenanza de la prefectura protege su reproducción por la veda momentánea de su pesca.
Corrientemente, un ahogado se vende a 25 francos en el mercado de la mayoría de los departamentos, constituyendo una fructífera y honesta fuente de recursos para la población ribereña. Sería pues de interés patriótico fomentar su reproducción; de lo contrario, a falta de esa medida, sería grave la tentación, para el ciudadano ribereño y pobre, de fabricar ahogados artificiales, igualmente merecedores de la prima, por medio del maquillaje por vía húmeda de otros ciudadanos vivos.
El ahogado macho, en la estación del desove, que dura casi todo el año, se pasea en su desovadora, descendiendo como de costumbre la corriente, la cabeza hacia adelante, la cintura levantada, las manos, los órganos de desove y los pies meneándose sobre el agua. Permanece de buen grado balanceándose entre las hierbas. Su hembra también desciende la corriente, con la cabeza y las piernas volcadas hacia atrás y el vientre al aire.
Así es la vida.

Respuestas

5 comentarios:

Pauline dijo...

Los llamados individuos cascarrabias y amargados resultan especímenes interesantísimos y con no pocas cualidades que lo colocan entre los más evolucionados de su especie. Se trata de unos seres que forman un nido o cueva de la que salen solo para adquirir provisiones y comida y que consideran casi sagrada, de manera que en unos metros a la redonda de su guarida pueden resultar poco amistosos e incluso violentos. Y es que su sensibilidad a la luz, el sonido las vibraciones se cree superior a la de animales como los murciélagos y solo comparable a las de algunas bacterias.

Aunque nunca se ha llegado a ver con claridad, algunos aseguran que la razón se su comportamiento podría estar en una defensa de algún tipo de objeto especialmente valioso, de guardar los secretos del final de la humanidad o incluso los más positivos afirman que podrían contar en su núcleo con un cachorro al que alimentan y cuidan con primor. Sin embargo, en las contadas ocasiones en que se has avistado animales alrededor de estas guaridas, estos era más bien de edad avanzada, de tamaño pequeño, con incipiente artrosis y de ladrido fácil.

En los casos en que no se pueda evitar pasar por delante de la puerta o incluso tratar con estas criaturas antisociales, se recomienda no ser demasiado amable, ya que eso puede molestarles y provocar lo que se ha denominado "golpe de aire y nariz rota por puerta que se cierra como una exhalación". Aunque es el ataque más común ante personas demasiado simpáticas, existen otros de menor intensidad pero también peligrosos. Por ello se recomienda mantener una serena educación y llevar el asunto lo más directa y rápidamente posible.

Luisa B dijo...

Los antisociales o antisocial son personas bien particulares, de ellas se desprenden las facciones de una sociedad que clama ser seguida, que está dispuesta a juzgar su cauce cuando se nada en sentido contrario, estas personas suelen sentirse bien estando solas o siendo diferentes a lo que hace el común de la sociedad, se asemejan a los ermitaños en sus andares como solitarios y desprovistos de cualquier bien que signifique una carga que puedan arrastrar y que magnifique su asentamiento en un lugar.

De estas personas no se puede esperar gestos de atención y de afectos, quizás no de forma tan fácil, pues sus conversaciones e interacciones suelen ser fugaces como las espumas del champan o la estrella que pasa rápidamente por la poniente noche estrellada; el orden es algo que no es prioridad, pues en la sociedad no consideran en la mayoría de los casos las reglas o modos de convivencia, todas estas le son contrarias o siguen su propio cauce, cauce que arrastra, que impulsa a ciertos actos quizás no tan bien vistos, en consecuencia esta no es la condición de primera opción en el camino, sus estados de ánimo llegan a ser variables, como el vaivén de las olas, que algunas veces galopan de forma intempestiva arrollando todo lo que hay a su paso, arremetiendo y confabulando a su alrededor cuando se ven presionados. Aunque todos en el mismo lugar, en un sitio del planeta, en un punto en particular, debamos pasar y convivir con ellas, entonces es mejor mantenerse atentos y no tan amigables, pues quizás esa condición no sea valorada sino más bien cause gran malestar e insatisfacción.

IreneO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Granito de Arena dijo...

Sobre Jorge Tinaja se pueden decir cosas buenas, malas y que es idiota. No un idiota de los que babea mientras mira un caracol caminar ni de los que se sirve café tres veces porque las dos primeras la derrama, él es otro tipo de idiota y mira que los idiotas tienen sus géneros, subgeneros, razas, especies y marcas.
Están los idiotas con títulos académicos. Esos son los más peligrosos porque juran que un título les confiere cultura general, inteligencia y otros dones que por ningún lado tienen ni de muestra, el mayor peligro reside en que a veces ocupan cargos determinantes en una administración porque la evaluación (hecha por otro idiota del mismo calibre) los considera idóneos no más con mostrar el título.

También tenemos los llamados idiotas de medio pelo. Son divertidos pero muy pícaros en su idiotez. Ellos se hacen los que no entienden de nada, el portugués del abasto les cobra 1 kilo de verdura y les pesa solo medio kilo, mientras ellos miran sonrientes y se marchan agradeciendo la atención. Su secreto es que ellos tienen la certeza de que son errores y que en algún momento el portugués se equivocará y les pondrá el doble de lo que pagan, así recuperarán la perdida. Lo dicho, de medio pelo.

Por último tenemos los idiotas consumados, esos no tienen salvación, en realidad ningún idiota la tiene, pero estos, los consumados, ven cumplirse aquella máxima de:"No hay más felices en este mundo que los idiotas". No se sabe si es por ser idiotas consumados o por alguna conspiración para hacer realidad la frase pero estos idiotas siempre cuentan con una suerte envidiable. Mientras a otro hombre la mujer le engaña y esto conduce a una crisis y hasta a un suicidio, estos idiotas al ser engañados por sus esposas, siempre es con alguno de sus superiores y resulta en un ascenso para ellos y aumento de salario. Hay quien sospecha que no son idiotas y por eso les va tan bien, porque simulan serlo. No tengo material para un estudio profundo del elemento social evaluado, pero si digo que son consumados, aunque esto los lleve a un éxito laboral o de otro tipo.

IreneO dijo...

Las personas que consumen drogas pueden ser descritas como: 1.- personas que sufren trastornos de personalidad, 2.- se enfrentan a la autoridad sin ningún tipo de temor, 3.- Son egocéntricos e individualistas, es decir, piensan solo en ellos, sin importar el daño o lo que puedan sentir los demás. 4.- Son personas manipuladoras, que siempre quieren salirse con la suya, 5.- son altamente irresponsables, 6.- son personas que no perseveran, 7.- no piensan en un futuro, 8.- no les gusta trabajar, que les gusta la vida fácil, 9.- Generalmente terminan cometiendo delitos, para poder de alguna manera continuar llevando el estilo de vida que para ellos es correcto. 10.- Carecen de introspección. 11.- Carecen de remordimiento y sentimiento de culpa. 12.- Realizan promesas que no van a cumplir. 13.- Son desconsiderados. 14.- Son personas mentirosas. 15.- Ellos mismo se tienen lastima. 16.- Son personas altamente desconfiadas. 16.- Por lo general son personas rechazadas por la sociedad.