Visita nuestra red de blogs educativos

viernes, 14 de agosto de 2009

101 La fuerza de una palabra

Características

La simple  repetición de una palabra genera una onda significativa a su alrededor, significativa y comunicativa que alcanza con fuerza a nuestros lectores u oyentes. En esa fuerza es en lo que queremos que nuestros alumnos se fijen.

Propuesta


Bosco Aguirre
“Ahora” es una palabra breve, pero que llega muy a fondo, que cambia radicalmente situaciones de modorra, de apatía o de tristeza.

“Ahora” es ahora. No es “antes”, pues lo que ya pasó ya pasó. No es “después”, porque no sabemos qué pueda ocurrir en unos minutos, en unos días, en unos meses.
“Ahora” implica permitir que inteligencia y voluntad trabajen juntas. Porque muchas veces, en el pasado, la inteligencia decía “quita el polvo del cuarto, abre el libro de Matemáticas, escribe esa carta a un amigo, llama por teléfono y pide perdón a quien tanto necesita escuchar tu voz”. Pero la voluntad, remolona, prefería dejar las cosas para luego. Y el luego se alargaba, se alargaba, mientras la inteligencia veía claro y el corazón sentía una pena extraña por no hacer cosas que, de verdad, uno querría hacer... y nunca hace.
Pero la palabra “ahora” ha sonado fuerte y decidida. La voluntad mandó a las manos y cogió el sacudidor y el cuarto quedó más limpio. El libro abrió sus páginas y esta vez sí que rindió la tarde de estudio. La carta ya está cerrada y con sus sellos, y en unos minutos irá al buzón más cercano. Y un amigo ha sentido un nudo en la garganta al escucharme pedir perdón con una voz sincera, deseosa de restablecer esos lazos de afecto que los dos necesitamos en el camino de la vida.
“Ahora”. Así de fácil y así de difícil. Así de simple y así de fuerte. El mundo se decide, cambia, crece, desde hombres y mujeres que dicen “ahora” para tantas cosas buenas. Aunque también hay quienes, por desgracia, dicen “ahora” para cometer un crimen, para lanzar mentiras, para destrozar familias, para promover injusticias en una sociedad en la que sobran las maldades.

Hace falta que millones de corazones buenos, aunque a veces con restos de temor que no terminan de esfumarse, digan fuerte su “ahora”. Entonces, algo nuevo surgirá en el planeta: el bien será más fuerte, la alegría llegará más lejos, habrá amor verdadero. Porque el amor es cojo sin “ahoras” decisivos. Pero el amor corre ligero desde esa voluntad decidida que dice simplemente: “ahora”.

Y "ahora" tú. Escoge una palabra que para ti tenga fuerza. Desarrolla un texto en el que se despliegue toda la fuerza de esa palabra que has escogido. Busca ángulos, matices, situaciones, momentos, lugares, ...


Respuestas

9 comentarios:

Prof (a)Claudia Ceballos M dijo...

Me puedo preguntar ¿cuántas veces dejamos para mañana lo que podemos hacer hoy?. Buscando respuesta a esa pregunta el "ya" es una palabra imperativa que para muchos es un mandato de ejecución y en tiempo presente, el "ya" tiene mucha fuerza; En la experiencia de vida se puede arrastra el "ya" y ese "ya" nunca llega, otras veces, repasamos el pasado para encontrar hoyos que hemos dejado sin cubrir y que por ello, se han ido familiares, hemos dejado de expresar sentimientos a seres amados que abandonaron este plano terrenal y hemos puesto en riesgo, incluso, nuestra salud y hasta la vida sin pensar que existen personas que nos necesitan con ellos, para crecer, para disfrutar, para amar y para vivir, "ya" ¡debo dejar de fumar! puedo recordar el 12 de octubre de 2009, cuando en el cenicero coloqué un cigarrillo blanco a medio fumar, hoy, casi completado el 2015 puedo sentirme satisfecha de que ese "ya" llego con fuerza imperativa de la voz interior y con orgullo alcancé la orden, porque ese era el momento de no continuar dañando la salud, sólo queda hacer revisión de nuestras vidas recogiendo los "ya" y volverlas realidad, hacerlas por mandato, para que no se queden en el camino y terminen por acabarnos.

Carlos Diaz dijo...

“Posible” es un poco más qué la contraparte de “imposible”. Es una situación, un estado, una personalidad. Porque los seres humanos aprendieron a ponerse a sí mismos límites, barreras, y cuanta otra cosa que lo frena para emprender una tarea complicada. “Posible” es todo aquello en que la confianza nos responde afirmativamente ante la duda que presentamos antes de intentar realizar algo, más sin embargo puede ser una palabra engañosa que valiéndose de perspectivas puede para algún sujeto existir en algún lugar donde para otro sujeto, en el mismo lugar no existe. Dejemos este texto en el entendido de que “posible” no siempre es fácil, pero siempre dependerá de que tanto deseo se tenga por alcanzar una meta, para concluir qué tan “posible” algo puede ser.

Unknown dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Luisa B dijo...

“acción” es una palabra que implica movimiento, determinación, cambio, viaje, traslado, rodeado de tantos matices y formas en las que pueda ser usado, la “acción” puede ocurrir en el momento que tu decidas, en el que quieras dar el cambio y pasar de un nivel al siguiente, la “acción” es la llave que abre las puertas a lo desconocido, a lo que se busca, a donde se quiere llegar, sin la “acción” nos estancamos, nos quedamos sumergidos en un letargo profundo y silencioso de conformismo y de ambigüedad, con la “acción” podemos empezar una carrera, empezar a practicar un deporte que nos mantenga sano o bajar de peso o simplemente a mejorar los hábitos alimenticios para tener una mejor calidad de vida; con la “acción” podemos hacer un cambio radical en nuestras vidas. La “acción” es el botón que impulsa y pone en movimientos nuestros deseos y lo convierten en realidades y no en vanos deseos, deseos que luego añoramos cuando ya no podemos o cuando ya no tenemos tiempo. Si tienes sueños, si quieres cambios, si tienes metas, si aspiras obtener algo la palabra clave para esto es la “acción” acompañada de una fuerte voluntad y disciplina. La “acción” es el punto de quiebre entre tomar y dejar pasar, entre saber que es y pensar solo en lo que no fue, entre alegría quizás o melancolía después; que la “acción” te lleve de la mano para alanzar aquello que aspiran tus deseos y tus grandes sueños para que se conviertan en realidad, de esta forma podrás ser el hada o el mago que cambie tu vida solo por tener determinación y “acción”

Granito de Arena dijo...

Pocas palabras encierran tantos mundos y se presentan de distintas maneras a través de distintos cristales, viviendo un poco en quien la busca y otro poco en quien se esfuerza en demostrarla, como la "Belleza".
La complejidad de la Belleza nace de ese factor que corre y se encuentra entre múltiples vías: La percepción. Percibimos la Belleza por un conjunto de factores relacionados con nuestra cultura y nuestro conocimiento más que por nuestras emociones.
Cuando alguien que no sabe de pintura está observando un cuadro, entonces la Belleza no es una, sino muchas; artísticamente el pintor se esfuerza en mostrar cierta Belleza a través del arte, la "Belleza" puede estar incluso presente en una escena sangrienta en un campo de batalla, los matices usados, la técnica del pincel para darle profundidad donde lo requiera, todos esos factores son parte de la lucha del artista por mostrar belleza a través de su técnica, aunque el mensaje de fondo no implique una bella acción o momento. Mientras tanto, el neófito observa y todo el esfuerzo queda truncado, lo primero que viene son los lineamientos del prejuicio, al faltar conocimiento artístico, lo que vemos es una horrible y sangrienta escena, definitivamente el común humano se aleja a buscar "Belleza" en otro cuadro.
¿Ha fallado el artista?
Para nada
¿Ha fallado aquel que no contempló la "Belleza" en su cuadro?
Mucho menos.
Cada uno, en su dimensión, ha manifestado, buscado y encontrado belleza donde así lo ha querido o podido hacer. Los cristales de la vida son infinitos y al igual que en un cuadro, las vidas, personas y acciones están a la vez rebosantes y vacías de belleza, según el cristal de donde se mire.
Esforzarse por mostrar Belleza a través de una obra y esperar que todos la observen reconociendo dicha Belleza en la misma es un esfuerzo titánico con un triste resultado vaticinado. Puedes ser artificial y mostrar la más común y "reconocible" Belleza; como una chica que se pinta toda la cara, saca las cejas, peina durante horas y al vestir, todo es un esfuerzo por mostrar artificialmente la "Belleza" que aprecia quien no la buscará jamás en el fondo de las cosas, pero incluso así, nunca existe seguridad de que la Belleza que crees expresar sea recibida de tal forma.
La Belleza, como concepto, solo es valioso cuando se entiende que lo más importante es que tú la sientas así y no se te vaya la vida en el esfuerzo de buscar un concenso que jamás existirá. La Belleza eres tú.

Iván Traxanu dijo...

Siempre que estamos realizando una acción en nuestra vida, ya sea una tarea, un momento de ocio y simplemente algo tan cotidiano como puede ser un baso de agua, siempre veremos que hacer "Después". Pues bien, siempre hay un después a todo. Algo que en un principio podemos definir como hacer más tarde en el tiempo, inmediatamente a continuación o en un momento que no es muy lejano en el tiempo;

Esta palabra, "después" puede referirse tanto al tiempo del cual estamos hablando como de el momento en el que se habla o se escribe en un determinado momento. Siempre hay y siempre habrá un después y un después. Pero hay palabras como que como estas precisan de una pareja que las valide y les de sentido. Una palabra que las preceda y aporte un momento que después podamos valorar. Es "antes" de ese "después" lo que le otorga el significado más puro y real.

IreneO dijo...

Podemos decir que el lenguaje es el medio por el cual nos expresamos, y nos relacionamos con otras personas, pero la mayoría de las veces no somos conscientes de la fuerza que tiene las palabras que utilizamos al hablar, y poder que pueden tener las mismas. Puedo afirmar con toda certeza que la palabra es un arma que nos fue otorgada a los seres humanos, con la cual sin saber podemos hacer daño, o marcar el destino de una persona o porque no de nosotros mismos, por ello debemos estar atentos de no utilizar palabras ociosas o palabras que vayan de alguna manera afectar nuestro futuro o presente. Tengamos presente que la manera en la que nos expresamos va a decir mucho de nosotros mismos. Es por ello que debemos hacer buen uso de las palabras que usamos y tener conciencia del poder de las mismas. Llevando siempre como premisa el amor a los demás.

Florache dijo...

Al leer la palabra "ahora" inmediatamente se me vino a la cabeza la palabra "aquí". Creo que si hay una palabra que tendría que ir de la mano con esta sin lugar a dudas que sería "aquí". "Aquí" y "Ahora" tiene una carga muy fuerte en relación con el compromiso de mejorar cada día como personas, de iniciar nuevos proyectos, de estar en contacto con el presente y para ayudarnos a recordar el pasado para no volver a cometer errores, y para mirar hacia adelante y salir tras los sueños que proyectamos. Si alguna vez te has preguntado cuándo es el momento.. yo te respondería "Aquí" y "Ahora".

La palabra "Aquí" además tiene un significado de presencia, de tiempo, de existencia. Nos recuerda que estamos vivos, que estamos viviendo una vida, que aún no se ha acabado y que tenemos la posibilidad de hacer cualquier cosa que nos propongamos y de cumplir nuestros más deseados sueños. "Aquí" nos da la referencia que todos necesitamos para ir hacia algún lado, como así también nos sirve arrancar desde cero o para volver a comenzar.

"Aquí" tiene un espacio de pertenencia, de nosotros mismos como así también de las personas que nos rodean. Todos tenemos un espacio que es nuestro "Aquí" para sentirnos amados, respetados, que no estamos solos. Por eso para mi el "Aquí" también significa compañía, espacios que uno guarda como tesoros y que visita de vez en cuándo cuando es necesario. Lo importante es no dejar ese "Aquí" de lado, no abandonarlo, no olvidarlo. Tenerlo presente todos los días nos dejará tranquilos al saber que existe y que podemos ir cuando queramos.

Redacciones JaimesWorking dijo...

El significado y persecución de la palabra “metas” se inicia en nuestras vidas desde la niñez, cuando nos esforzamos por cumplir con cada actividad propuesta por la maestra, o por dar buenas noticias a nuestros padres a través del logro de “metas”, como buenas calificaciones o tener un buen comportamiento, sin embargo, en aquella etapa de la vida tan temprana, parece ser más que nada obligaciones, pero luego con el tiempo es fácil deducir que en realidad era el principio de nuestras “metas”, porque detrás de cada meta siempre hay un objetivo que nos impulsa a continuar, probablemente en aquel momento era simplemente descubrir detrás de la sonrisa de papa y mama una alegría para nuestro corazón y la firmeza de que se estaba haciendo lo correcto.
Pero estas “metas” nos persiguen de por vida, volviéndose más complejas con el tiempo, enseñándonos que la dificultad de las cosas desaparecen en aquel momento en que nos forjamos en conseguir ese objetivo, al que pocas veces mencionamos como “metas”, y que al ser alcanzado reconocemos la realidad, y la importancia de definirlo como tal, pues la satisfacción de conseguir cada nueva meta, nos proporciona la fuerza suficientemente inagotable para ir agregando cada vez mas nuevas “metas”, para nuestro crecimiento personal, con las cuales se va forjando ese futuro que puede parecer incierto, pero que el tiempo demuestra que la persistencia es más fuerte que la apatía, que el deseo es más fuerte que el olvido, y que las “metas” se unieron a nuestras vidas para no ser olvidadas nunca.